Recetas/ Viajes

Siempre nos quedará París…

Oh là là!

Hoy nos vamos a dar una vuelta por París, “La ciudad de la luz” o “La ciudad del amor”, entre otros nombres…

Creo que puedo decir que París es una de mis ciudades favoritas… He estado allí dos veces, pero hace ya tanto tiempo que los recuerdos se vuelven borrosos…

La primera vez que llegué a París lo hice en tren, desde Burdeos, allá por 1995… Anda que no ha llovido!!!! Estábamos de intercambio con un instituto francés, en un pueblecito llamado Bergerac (sí, donde Cyrano) y una de las excursiones que había planificadas era, obviamente, visitar Paris. Estuvimos allí un par de días, y recuerdo subir a la Torre Eiffel, estar tirados en el cesped de los Campos de Marte (el parque que hay justo a los pies de la Torre), comer en un MacDonalds (gastronomía francesa 100%), dar vueltas por el Museé D’Orsay (sin apreciar los cuadros que había, que con 15 años, lo que queríamos era salir de allí), navegar en un Bateau Mouche por el Sena mirando a una orilla y a otra, subir al Sacre Coeur resoplando por las cuestas, correr por el metro para no perder al grupo, creer que nos iban a atracar cuando intentábamos llegar al albergue por la noche (estaba en un barrio de la periferia y creo que la profesora se perdió un poco cuando salimos del metro), pasar el día siguiente en la Cité des sciences et de l’industri, pasear por París por la tarde y ver un tiovivo antiguo dar vueltas, encontrar un parquecito precioso, muy pequeño, lleno de flores, del que no recuerdo ni el nombre ni la situación… Son buenos recuerdos, y aunque algunos no estén muy claros después de tanto tiempo, sí que recuerdo volver un poquito enamorada de esa ciudad…

La segunda vez fue pocos años después, en 1998, con parada en Eurodisney incluida. Esa vez visité París con mis padres y mi hermana. Visitamos Notre Dame (aunque no recuerdo si subimos a las torres), el barrio de Montmartre y el Sacre Coeur, con su Place du Tertre (la plaza de los pintores), hicimos la típica visita en autobús, donde la guía te va diciendo de carrerilla lo que tienes que mirar a izquierda y derecha de forma que, obviamente, no ves nada, cenar una Calzone en un restaurante italiano en La Défense, subir de nuevo a la Torre Eiffel…

Qué más puedo decir… Para mí, París tiene algo mágico… Me encantaría volver y visitar todos esos sitios que me quedan pendientes, pasear por la ciudad comiendo una baguette, sentarme en un típico café parisino, acercarme a Ladurée a comprar unos macarons, desayunar unos croissants sentada en un banco frente al Sena…

Rincones de París

Rincones de París

Podéis ver todas estas fotos en mi tablero de Pinterest, y alguna otra de otros post.

Sigue el tablero Blog EMNSC-Travel de Vanessa en Pinterest.

Tranquilos, que no me olvido de la receta!!!!

Pensando en una merienda en un café parisino… ¿Qué os viene a la cabeza? ¿Qué pediríais?

Yo, sin dudarlo, le diría al “garçon” que me trajese unos “crêpes”!!!!

Crêpes

Ingredientes

  • 75 gr. de harina
  • 1 huevo
  • 150 ml. de leche
  • 25 gr. de mantequilla
  • 1 pizca de sal

Como podéis ver, no he incluido el azúcar en los ingredientes, ya que esta receta es una básica para hacer tanto crêpes dulces como salados. Si queréis que quede más dulce, echad un par de cucharadas de azúcar por cada huevo.

Con estos ingredientes salen entre unos 4 y 6 crêpes medianos, hechos en una sartén de unos 24 cm. Si queréis hacer más, sólamente hay que multiplicar los ingredientes!!!!

Preparación

Derretimos la mantequilla en el microondas unos 10-15 segundos. Removemos si queda algún trozo sin deshacer.

Echamos todos los ingredientes en un bol y mezclamos bien con una batidora o unas varillas.

Tapamos el bol con un film transparente y dejamos reposar en la nevera, unas dos horas. Dejamos que el papel film toque la masa, para que no se forme costra en la masa. También podemos preparar la mezcla la noche anterior, dejarla reposar durante toda la noche, y tenerla preparada para el desayuno.

Sacamos la mezcla de la nevera y removemos.

Untamos el fondo de la sartén con un poquito de mantequilla y esperamos que se caliente.

Echamos con un cazo (o una cucharón de sopa) la masa en la sartén. Intentamos que queden finas, por lo que vamos mirando el grosor que queremos. Por lo general, con un poquito más de medio cazo es suficiente para cada crêpe.

Extendemos la masa con la ayuda del cazo, o girando poquito a poco la sartén.

Dejamos que se vaya dorando a fuego medio. Cuando veamos que los bordes se van separando de la sartén, y que la masa está cuajada en su totalidad, lo damos la vuelta con una paleta de madera y dejamos que se dore por el otro lado.

No os preocupéis si la primera crêpe queda un poquito mal de aspecto, que es lo normal!!!

Crêpes con chocolate y mermelada de melocotón

Crêpes con chocolate y mermelada de melocotón

Ahora ya podéis rellenarlas de lo que queráis… Chocolate, nocilla, nata, mermelada, plátano, queso cremoso y salmón, jamón y queso… Hay infinitas variaciones… Espero que os gusten!!!

Besos a todos!!!! Au revoir!!!

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio emplea cookies de Google. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Más información

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

Cerrar